Colaboradores

ECOS de España y Latinoamérica
¡Anda!
Spanisches Fremdenverkehrsamt
Turismo Andaluz

Instituto Cervantes de Múnich, enero-marzo 2005

Toda la energía y la emoción del flamenco se manifiestan especialmente en su forma más primitiva, el cante jondo. Esta expresión se aplica a algunas de las más antiguas formas del cante flamenco como la toná, la seguiriya o la soleá, así como, en general, a todo el flamenco no bailado, en el que domina la voz, acompañada casi siempre de una guitarra. El cante jondo es el lamento de un alma atormentada. De ahí su intensidad, su dramatismo y su solemnidad. En él juega un importante papel el arte improvisador del cantante, que alcanza en ocasiones una forma catártica de comunión con el espectador conocida en el jergón flamenco como "duende".

Cante Jondo - El alma del Flamenco

En colaboración con las revistas ECOS de España y Latinoamérica y ¡Anda! Con el apoyo de Turespaña und Turismo Andaluz.